Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Octubre de 2010.

Metallica.

20101001132924-metallica.jpg

En cuanto a música, recomiendo cuando estéis estresados (o simplemente también por gusto, como yo) recomiendo "metal" o "rock" (Slipknot, Iron Maiden, Metallica, Black Sabbath, Avenged Sevenfold, My Chemical Romance, Taproot, Deftones...)

Mario 2º ESO A

01/10/2010 13:20 bibliojanda #. Música Hay 1 comentario.

El ladrón mago

20101001132748-ladron.jpg

Libros, no soy muy lector, pero me gustó El ladrón mago, tiene un final que no es de los que te dejan mal sabor de boca, por decirlo así...

Mario, 2º ESO A

01/10/2010 13:27 bibliojanda #. Los lectores recomiendan No hay comentarios. Comentar.


Perdona si te llamo amor

20101001134017-perdona-si-te-llamo-amor-de-federico-moccia.jpg

Nuestra recomendacion es un libro llamado PERDONA SI TE LLAMO AMOR.
Se trata de una mujer que quiere a un hombre mayor que ella, entonces él dice que no quiere casarse con ella y... leedlo y sabréis el final, está muy bonito. 

ISMAEL Y JOSÉ LUIS 

2ºA ESO

Glosas a Heráclito ( dedicadas a mis compañeros de Filosofía)

1

                  Nadie se baña dos veces en el mismo río.

                  Excepto los muy pobres.

 

2

                  Los más dialécticos, los multimillonarios:

                  nunca se bañan dos veces en el mismo

                  traje de baño.

 

3

                       (Traducción al chino)

                   Nadie se mete dos veces en el mismo lío.

                   (Excepto los marxistas-leninistas.)

 

4

 

                    Nada es lo mismo, nada

                    permanece.

                                    Menos

                    la Historia y la morcilla de mi tierra:

                    se hacen los dos con sangre, se repiten.

 

                                         Ángel González

02/10/2010 12:39 bibliojanda #. sin tema Hay 1 comentario.

Homenaje a Blas de Otero ( y a sus lectores)

Resuena en tus palabras
un difuso clamor de verdades oscuras
cuando me las encuentro.
Rompen
en mi memoria, siempre
sonoras, firmes, claras,
como las olas de un mar poderoso
que sumerge y levanta,
sin devolver ni arrebatar nunca del todo,
una realidad turbia y mutilada:
el tiempo, el tiempo ido.
A su conjuro,
entre gotas de sal y luz de agua,
con el tiempo
yo mismo,
restos recuperados de mi mismo
vuelven y configuran un fantasma
que dibuja en el aire el viejo gesto
-casi olvidado ya- de la esperanza.

No todo se ha perdido;
vienen
a mi memoria siempre tus palabras
-claras, firmes, sonoras-
trayéndola, llevándola.

(Ángel González, Prosemas o menos (1985)

04/10/2010 21:40 bibliojanda #. sin tema Hay 1 comentario.

La Celestina y las neuronas espejo

20101006220443-la-celestina.jpg

 

Cualquier texto literario encierra siempre cierta complejidad, que puede ir en aumento en función de los niveles de profundización que pretendamos alcanzar o los diferentes enfoques que queramos darle. Una obra literaria, aunque sólo sea un breve fragmento, puede entenderse como un fruto maduro con mucho jugo que exprimir, dependiendo de la sed de cada uno.

       Un texto antiguo, como La Celestina, suele ser un hueso duro de roer. El primer problema lo plantea el idioma: el castellano antiguo. Aunque de él proceda la lengua española, nuestro idioma ha cambiado mucho a lo largo de su historia. Una lectura rápida y superficial (una lectura inútil) no nos dirá casi nada o nada antes de que nuestro cerebro empiece a mandar señales: no entiendo, no puedo, qué pereza ¿esto es obligatorio? No es obligatorio perder el tiempo y dar lugar a que nuestro cerebro llegue al lamentable estado de ojalá encontrar comentario internet. En cambio, es bastante estimulante ver que tras una lectura detenida (misericordiosa) son nuestros propios conocimientos los que comienzan a funcionar, se mezclan con algunas intuiciones… y a partir de ese momento quien manda en nuestro cerebro somos nosotros mismos. Por supuesto, un comentario de texto puede entenderse como una exhibición de lo que hay dentro de cada uno, perfectamente comparable al acto muy humano de ponerse guapo para los demás.

        Merece la pena intentar entender este pequeño fragmento del Acto II de la Tragicomedia de Calisto y Melibea, donde Sempronio, intentando consolar a su señor Calisto, le dice:

SEMPRONIO.-  Lee más adelante, vuelve la hoja. Hallarás que dicen que fiar en lo temporal y buscar materia de tristeza, que es igual género de locura. Y aquel Macías, ídolo de los amantes, del olvido porque le olvidaba se queja. En el contemplar ésta es la pena de amor, en el olvidar el descanso. Huye de tirar coces al aguijón, finge alegría y consuelo y serlo ha. Que muchas veces la opinión trae las cosas donde quiere, no para que mude la verdad, pero para moderar nuestro sentido y regir nuestro juicio.

 

        Es difícil, es cierto... porque se usan tiempos verbales que no acostumbramos a leer en la misma frase, por el propio empleo de determinados verbos que ya no significan lo mismo,  expresiones extrañas que parecen incluso incorrectas... Intentar entender, en este caso, sería ir probando, a ver “cómo sonaría si estuviese escrito normal”. Sería: Hallarás, sabrás, te darás cuenta... que dicen que fiarse de lo temporal, de lo pasajero, de lo que viene y va... y buscar materia de tristeza, buscar la tristeza, deprimirse... que es igual género de locura, es el mismo tipo, la misma clase de locura... que es lo mismo, vaya, que es un peligro. Y aquel Macías, ídolo de los amantes, del olvido porque le olvidaba se queja... uf... se quejaba del olvido porque el olvido se olvidaba de él... (un majarón el tal Macías... ya no sé si esa palabra es gaditana, cordobesa, sanluqueña, vejerieja o incluso malagueña).

        Merece la pena, además, porque es muy curioso: Sempronio habla de las “neuronas espejo”, unas neuronas fundamentalmente responsables de la empatía, esto es, de provocar una actividad cerebral similar más o menos a la que genera una acción también con su sola observación. Por lo visto, su estudio fue durante mucho tiempo una investigación bastante polémica que no acabó de convencer nunca a los científicos. Pero el asunto ha vuelto a retomarse  y, parece ser, que de nuevos métodos han surgido nuevas hipótesis, e incluso se han publicado algunos resultados de la investigación. En el enlace http://neofronteras.com/?p=3100  aparece un artículo de una web que, en principio, me resulta fiable por la buena redacción de sus artículos, pero no la conozco bien.  

         El caso es que las “neuronas espejo” funcionan en la línea que apuntaba Sempronio: hace poco escuché a Marco Icacobini (neurólogo, profesor de Psiquiatría en la Universidad de California), entrevistado en un programa de la tele, explicar un experimento que venía a demostrar que personas obligadas a fingir risa a menudo (unos eran contratados para programas de televisión) mejoraban significativamente unos indicadores que medían su grado de felicidad... en fin, no sabemos si creerlo, pero qué bonito está dicho por el autor de La Celestina

Huye de tirar coces al aguijón, finge alegría y consuelo y serlo ha. Que muchas veces la opinión trae las cosas donde quiere, no para que mude la verdad, pero para moderar nuestro sentido y regir nuestro juicio.



06/10/2010 22:06 bibliojanda #. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Creencias

 

Uno de los misterios del cerebro humano consiste en que un premio Nobel de física puede ser miembro al mismo tiempo de la secta de la Lagartija Dorada. A lo largo de la evolución de nuestra especie el córtex, donde radica la inteligencia, se sobrepuso a los bulbos del límbico, que gobiernan nuestras emociones. Desde ese momento la ciencia y las creencias han seguido caminos dispares, con el ángulo cada día más abierto, pero ciertos individuos tienen la capacidad de vivir con ese ángulo cerrado sin experimentar ninguna contradicción: pueden investigar en un laboratorio la aplicación de las células madre y pertenecer a la Adoración Nocturna, ser expertos en biología molecular y ponerse un capirote de nazareno para llevar en andas a una Dolorosa atravesada por siete espadas. No obstante, hay que andar con cuidado con este tipo de gente. Se comportan de forma pacífica y racional si pones en cuestión cualquier problema científico; en cambio se convierten en seres muy agresivos y peligrosos si te burlas de la patrona de su pueblo o del fundador de su orden religiosa o de la bandera de su nación. La ciencia es expansiva, universal y positiva bajo el patrocinio de san Pitágoras, san Newton, san Galileo, san Fleming, san Einstein; en cambio las creencias son más intensas y fanáticas a medida que están más concentradas en un ídolo, en un símbolo, en un sentimiento. Si un japonés, un hindú, un noruego descubre una nueva vacuna, o da un paso adelante en el genoma o inventa un aparato muy cómodo para depilarse la axila, la humanidad entera lo acepta al día siguiente sin distinción de razas ni de dioses, pero no le toques el toro ensogado de las fiestas de su aldea, ni su equipo de fútbol, ni la romería a la ermita, ni las mantecadas que hacía su abuela, porque entonces ese científico, que en el laboratorio investiga el límite del universo donde se precipitan las galaxias, puede convertirse en una fiera o en un idiota. Sucede lo mismo cuando la política se convierte en una creencia. Ya es un clásico preguntarse por qué existen pobres que votan a la derecha y ricos que votan a la izquierda. Se debe a que el cerebro humano, del rico y del pobre, del amo y del criado, está a medio cocer todavía.

 

Manuel Vicent

Artículo publicado en El País el 12 de septiembre de 2010

12/10/2010 21:10 bibliojanda #. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Conversación en La Catedral

20101014184816-conversacionesenlacatedral.jpg

    Desde la puerta de La Crónica Santiago mira la avenida Tacna, sin amor: automóviles, edificios desiguales y descoloridos,esqueletos de avisos luminosos flotando en la neblina, el mediodía gris.¿En qué momento se había jodido el Perú? Los canillitas merodean entre los vehículos detenidos por el semáforo de Wilson voceando los diarios de la tarde y él echa a andar, despacio, hacia la Colmena. Las manos en los bolsillos, cabizbajo, va escoltado por transeúntes que avanzan, también, hacia la Plaza San Martín. Él era como el Perú, Zavalita, se había jodido en algún momento. Piensa: ¿en cuál?

  Conversación en La Catedral, capítulo I; Mario Vargas Llosa; Arequipa (Perú),1936

 

Títulos disponibles en la biblioteca: 

  • Los cachorros ( Salvat)
  • La ciudad y los perros ( Seix Barral)
  • Historia de Mayta ( Seix Barral)
  • La casa verde ( Seix Barral)
  • Pantaleón y las visitadoras ( Seix Barral)
  • La fiesta del Chivo ( Alfaguara)
  • Conversación en La Catedral ( Bibliotex)
  • Los jefes/ Los cachorros ( Seix Barral)

         

 

 

14/10/2010 18:45 bibliojanda #. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Filosofía

    Una noticia apócrifa refiere que un joven que aspiraba a un futuro bien acondicionado se encaminó a la Academia de Platón, con el fin de curtir su espíritu. Durante horas, oyó a aquella venerable boca referirse a la inmortalidad de las almas, al recuerdo de nacimientos pretéritos y al demiurgo que modela la materia como si fuera la greda de una vasija. Concluida la perorata , el neófito inquirió con desaliento: " Maestro, ¿y de qué sirve toda esta filosofía?". Platón hizo venir a un criado y ordenó que se entregara una moneda de plata al joven. "Ahí tienes - le dijo - : venías a esta escuela en busca de provecho y ya lo has obtenido. Ahora puedes marcharte". Según el testimonio de Diógenes Laercio, Platón disponía de una desahogada fortuna que le permitía decorar su casa con abrumadoras alfombras y consolar a sus alumnos descontentos mediante el dinero: yo, que no puedo compararme al maestro ni fuera ni dentro del bolsillo, debo resignarme a respuestas mucho menos vistosas cuando alguien me pregunta por la utilidad de la filosofía. Ante aquellos delineantes de sistemas educativos que desde su sede en Madrid se disponen una vez más a borrar a la filosofía de los planes del futuro empleando el argumento de que el espacio que ocupa no es congruente con su valor real, no puedo sino inclinar la cabeza y concederles la razón: en efecto, la filosofía no es útil, y a tales efectos jamás competirá con el teléfono móvil, el depilador eléctrico y el enchufe trifásico, que a pesar de su modestia sirven para hacernos la vida más feliz y llevadera.
Después de una brega larga y penosa, las distintas corporaciones de filósofos de nuestro país han logrado arrancar concesiones al gobierno que miradas de lejos o con gafas de la amargura podrían parecerse demasiado a migajas de pan, pero bueno, también las migas son útiles, como se decía Pulgarcito siempre que regresaba a casa para desesperación de sus hermanos. Por fin se sostendrá contra los vientos adversos la asignatura homónima en primero y segundo de bachillerato, bien que con un horario raquítico que no satisfará a muchos estómagos, y gracias a Dios o a cualquiera de sus sucursales ( a Santo Tomás de Aquino, patrón del pensamiento ), desaparecerá esa asignatura de título de mármol, Educación para la Ciudadanía, que no hubiera desentonado en esas fábulas color cemento que imaginó Orwell. La Asociación Andaluza de Filosofía, a alguna de cuyas reuniones he asistido, está todavía desorientada ante tanta rectificación y descalabro y tachadura, y no se sabe si aceptará los últimos apaños del Gobierno, probablemente porque sospecha que mañana mismo serán desbaratados por un nuevo cambio de destino. Por lo demás, si quien ha concertado todo este carnaval pretende que la filosofía no es útil y que por eso se merece la expulsión de las escuelas para ser condenada a vagar por las encrucijadas, no podemos quitarle la razón: claro que no es útil, como no es útil La Iliada, ni son útiles las cabezas de la Isla de Pascua, ni los escorzos de Miguel Ángel, ni es útil un edificio farragoso y escuálido como la Sagrada Familia de Barcelona. En los animales, no existe acto que no disculpen la reproducción, la nutrición, la sobrevivencia; la inutilidad, otro nombre del libre albedrío, es puramente humana.

                                                Luis Manuel Ruiz

  (Artículo enviado por el Departamento de Filosofía. Gracias, compañeros) 

22/10/2010 11:20 bibliojanda #. sin tema No hay comentarios. Comentar.

La ladrona de libros

20101022130835-la-ladrona-de-libros-tapa-dura-con-sobrecubierta-libro-image-big.jpg

LA LADRONA DE LIBROS de Markus Zusak, editorial Lumen.

En este libro la Muerte narra la historia de una niña alemana, Liesel Meminger. Era hija de un comunista y su madre se vio obligada a buscarles, a ella y a su hermano pequeño, una familia de acogida. En al trayecto hacia esa supuesta vida mejor, la muerte se llevó a su hermano y Liesel robó su primer libro.
Liesel encontró en Hans algo más que a un padre de acogida. Este le enseñó a leer entre botes de pintura y notas de un acordeón que era algo más que un instrumento. Era guerra, amistad, música, muerte y promesas.
En el transcurso de la novela, Liesel establece una gran amistad con Rudy, juega al fútbol, golpea a un chico en el patio del colegio, roba manzanas... Y crece, mientras que su pasión por la lectura también lo hace. Las palabras se tornan valiosas y poderosas, la ayudan a conocer la realidad, la acompañan al sótano donde ocultan un judío, amortiguan el sonido de las bombas... y, por encima de todo, las palabras son capaces de salvarle la vida.

La ladrona de libros es una novela conmovedora que te permite adentrarte en la Alemania nazi de forma que todo se torna cercano a ti. Es un relato en el que se muestran ambos rostros de una nación. Y eso, en cierto modo, hace que esta historia sea mucho más interesante y real, ya que en ella el autor recopila testimonios que su propia madre le contó de una Alemania que ella misma contempló desfallecer poco a poco, junto con millones de personas que la abandonaron para siempre de la mano de una Muerte que también puede ser delicada y apacible.

Cristina 1º Bach. AB

22/10/2010 13:02 bibliojanda #. Los lectores recomiendan No hay comentarios. Comentar.

Los caballos de Chauvet

20101025184759-chauvet.jpg

Sobre las sorprendentes imágenes de caballos de la cueva de Chauvet trata el segundo capítulo del libro Autobiografía sin vida de Félix de Azúa. "Entre el niño que pudo ver bisontes y caballos en los muros de su hogar y aquel que nunca los vio, hay una separación inicua. La que hoy separa a un guerrero congoleño de siete años armado con una kalashnikov, de su coetáneo que lo está viendo en la pantalla" (p. 36).

Leyendo esto me da por pensar que no sabemos si alguna vez llegarán a formar parte del mar de las imágenes que nos conforman –espero que no- las caras que dicen ver en el muro de una casa de Bélmez un puñado de tontos listos más o menos espontáneos, más o menos organizados, a los que acaba de unirse, al parecer (http://www.ideal.es/jaen/v/20100604/provincia/destinan-cerca-millon-euros-20100604.html) otro con manejo de dinero público. Habrá que esperar.

25/10/2010 18:48 bibliojanda #. sin tema No hay comentarios. Comentar.


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris